diumenge, 7 de desembre de 2008

Hotel Costabella ***



Mucho tiempo sin actualizar, limando flecos por un lado, buscando trabajo por otro y, en fin, sin demasiadas cosas que plasmar... hasta hoy!

En estos días me encuentro inmerso en mi nuevo lugar de trabajo que está en la recepción de este edificio, el Hotel Costabella de Girona. Muchas experiencias nuevas comprimidas en un lapso temporal que se me antoja, cuanto menos, breve. Estoy aprendiendo mucho en los pocos días que llevo en plantilla. Lo mejor, sin duda alguna, es el ambiente de trabajo que es como el que pasa a formar parte de un pequeño núcleo familiar con una integración completa y sin traumas.

Hay clientes de todas partes del mundo y de múltiples perfiles pero, el sector que más me está marcando, es el de las personas que se hospedan con nosotros por tener a un familiar en el Hospital Josep Trueta, que es el edificio de color ladrillo que se ve en la foto tras el hotel. Sus estados emocionales varían dependiendo de su situación personal pero todos emanan una elevada intensidad que impregna a quien cruza una mirada con ellos. Puede que el hotel sea de ***, que no sea el Burj Al Arab pero, para mi, estas personas son las que otorgan mayor categoría a este establecimiento puesto que le regalan una cosa que muchos hoteles no tienen, ese toque de distinción y dignidad del que sufre que hace que quienes les rodean empaticen con ellos. El contenido da sentido al continente y, cuando una de estas personas te mira con lágrimas en los ojos y una sonrisa en los labios, te humaniza.

Espero seguir progresando en mi puesto y quien sabe si desvirtualizaros a más de uno.